fbpx

Un equipo del Programa Universitario Amazónico (PUAM) visitó Puerto Maldonado (Perú) junto a representantes de la Universidad de Notre Dame (Indiana, Estados Unidos) y al obispo del Vicariato, Mons. David Martínez. La visita corresponde al esfuerzo de conexión y puente del PUAM entre el territorio y universidades del exterior con compromiso profundo por la Amazonía y al proceso de implementación del Programa en la región como modo de acercamiento de los servicios universitarios a las realidades de los pueblos amazónicos.

La experiencia en procesos de exigibilidad de derechos promovidos por los pueblos indígenas, campesinos y rivereños en Puerto Maldonado, con acompañamiento y escucha eclesial, tiene ya una larga data. Experiencias educativas y pastorales que han construido una estrecha relación con instituciones eclesiales y que han permitido acercar al PUAM a sus realidades.

Respuestas diseñadas junto a la escucha territorial

La creciente presencia de proyectos mineros –y particularmente de minería ilegal– en Madre de Dios está dejando huellas de violencia (acompañada por narcotráfico), violaciones a derechos humanos y afectaciones ambientales. La organización comunitaria y defensores ambientales han logrado resistir a las amenazas provenientes grupos armados y criminales que protegen a mineros y madereras ilegales, pero no han logrado evitar su crecimiento.

“En ese territorio (que limita con Brasil y Bolivia) existe una sobreposición de muchas de las principales presiones sociales y ambientales”, comenta la secretaria general del PUAM, Susana Espinosa. Describe como esperanzadora, para la población, el “lograr fomentar procesos de educación superior, desde una propuesta innovadora, que se acerca a las realidades marginales para aportar con este servicio para el fortalecimiento de los procesos locales de defensa de derechos”. Una de las conclusiones de esta visita fue entender el desafío que implica para los pobladores de Puerto Maldonado que sus nuevas generaciones puedan tener acceso a educación superior para enfrentar las problemáticas presentes y futuras que atraviesa su territorio.

Para el asesor pedagógico del PUAM, Joaquim Andrade, quien también fue parte de la vista, existen muchas expectativas sobre la implementación del programa por parte de la comunidad. “En especial, al escuchar que se trata de una propuesta que nace de las voces del territorio y que (desea) dinamizar sus procesos organizativos y que (quiere) fortalecer a los liderazgos actuales y futuros”. Y es que para el PUAM el lograr establecer su programa formativo en esta región de la Amazonía peruana significa favorecer un proceso educativo diferenciado para la población. “Será una oportunidad para entregar a la población local una experiencia pedagógica encarnada en la realidad local amazónica”, destaca Andrade.

Espinosa, junto al equipo presente en el territorio, tuvo la oportunidad de entrevistar a grupos focales, mismos en los que registró la necesidad de contar con herramientas para gestionar sus procesos organizativos, conocer sus derechos y sus rutas de exigibilidad de derechos. “Creo que una de las principales expectativas es que el ciclo formativo que ofrece el PUAM se conecte con las iniciativas de investigación y con los procesos de servicio y acompañamiento a las principales problemáticas del territorio”. Para la secretaria general, esto permitirá que las capacidades locales logren fortalecer los procesos organizativos que buscan la protección de su territorio y su búsqueda de justicia.

Los procesos organizativos no le han sido ajenos a la Iglesia, que como la describe Andrade, “ha sido y es compañera”. El trabajo del Vicariato ha estado cercano al de las comunidades. “Los líderes comunitarios reconocen en las organizaciones eclesiales a personas que colaboran con la vida y contribuyen con esperanza”. Una percepción que se comparte entre los pobladores, quienes se han sentido acompañados por la Iglesia, en un territorio en el que la presencia del Estado aún se espera.

Las alianzas con universidades fortalecen el proceso

Después de la visita de Mauricio López, director del PUAM, y del Card. Pedro Barreto, presidente de la Conferencia Eclesial de la Amazonía (CEAMA), a la Universidad de Notre Dame, constataron el interés de la institución por tener presencia en el territorio amazónico, esto con el fin de fortalecer los procesos locales de protección territorial y la defensa de sus poblaciones.

El Vicariato de Puerto Maldonado ha abierto sus puertas para implementar puentes de articulación en base a las prioridades sociales, ambientales, pastorales, educativas, de la realidad del Departamento de Madre de Dios.

by:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *